Posts Tagged ‘Rusia’

METPO o los templos del socialismo

19 julio 2010

Algunas metáforas

Las estaciones del metro de Moscú se parece a cualquier cosa menos a estaciones de metro:

  1. a una fábrica de producción industrial de seres humanos, pues hay tanta gente en fila, siendo subida y bajada por las escaleras mecánicas, que recuerda a esas cintas transportadoras de las cadenas de montaje. Se diría que es en el subsuelo de Moscú donde se monta o se repara la gente que habita la Tierra.
  2. a un nicho familiar, solemne y revestido de mármol blanco. El nicho de la propia URSS.
  3. al salón de una rancia familia aristócrata, con sus lámparas de araña, sus adornos dorados, sus tallas de yeso con motivos florales y sus suelos tan pulimentados que se puede patinar sobre ellos.

Pero finalmente creo que las estaciones no son ni tumbas ni esos salones decimonónicos de las novelas de Tolstoi. Las estaciones de metro son templos. Sin metáfora. Son verdaderos templos: iglesias construidas para la religión del socialismo, donde no faltan ni las vidrieras, ni las imágenes sagradas, ni los mosaicos ni los grandes murales edificantes.

Templos sagrados del socialismo

Vidrieras con el rostro de las nuevas divinidades: Lenin, Stalin y Marx (padre, hijo y espíritu santo)

Esculturas doradas de los nuevos santos: los trabajadores (el herrero, el campesino, el guardia fronterizo con su perro…)

Mosaicos y murales en el techo donde se muestran escenas -educadoras para el pueblo- de la nueva mitología sagrada: la historia de la Unión Soviética y su merecida supremacía sobre el resto de pueblos del mundo.

Una templo donde hay que hablar bajito para que el eco no te devuelva tu propia voz. Un templo levantado con materiales nobles, para que el pueblo pudiese disfrutar de los privilegios que antes le fueron negados. Un templo con toda la hipócrita opulencia de las iglesias, pues mientras se construía la población se moría de hambre y ni el mármol ni las lágrimas de cristal de las lámparas de araña son comestibles… en fin, nada que no hayamos visto en otras religiones.

Anuncios