breves apuntes bolivianos

la paz

Antes de viajar a La Paz asegúrate de comprar un billete de avión que aterrice de día en la capital. Si llegas por la noche te perderás la impresionante visión de una de las ciudades más bellas a vista de pájaro. Tras cruzar una cordillera aparece de pronto, sin previo aviso: La Paz expandiéndose como musgo por colinas, valles y barrancos. Ciudad camaleón del color de la tierra donde las casas clavan las raíces. Donde el cielo es claro como una postal y el sol es tan fuerte que daña los ojos y quema las fotos. Donde la luna sale de día y en la noche las estrellas abandonan el cielo y salpican la ciudad: las luces de El Alto en la ladera (un antiguo barrio hoy día independiente de la capital) son como estrellas brillando sobre la capital. Un noche llena de extrañas constelaciones solo visibles desde allí. La Paz que sube y baja. Laberinto de tiendas callejeras, cholitas con polleras, escolares con uniforme y miles de niños curiosos.

la carretera de la muerte

muy cerca de la capital, a casi 4000 metros de altura, comienza la carretera más peligrosa del mundo. Llena de cruces que recuerdan a los despeñados, hoy en día es usada solamente por bicicletas: turistas que durante varias horas van cambiando las cumbres nevadas de los Andes por la selva tropical de las Yungas. Peligrosos barrancos. Niebla. Barro. Densa vegetación. Inolvidable.

potosí

la montaña que cambió el orden mundial sigue activa. En sus tripas trabajan miles de mineros. Hoy en día nadie se enriquece. Solo sobreviven. En las galerías húmedas gobierna el Tío.

-Afuera el Flaco pero dentro el Tío -nos dice don Luis, uno de los mineros.

El Flaco es Cristo. El Tío es el diablo. A la entrada de la mina una efigie del Tío: cuernos, un gran falo. Le ofrendan hojas de coca. Le echan aguardiente. Hay que tenerlo contento.

-Afuera la gente tiene una mujer. Aquí tenemos varias -dice don Luis.

Cuando sabes que tu esperanza de vida son los cuarenta años vives más deprisa. Tienen varias amantes, beben aguardiente y mastican hoja de coca sin parar.

-Porque quizás mañana estemos muertos -dice don Luís.

Después nos avisan: salid rápido de Potosí, en una semana paralizaremos la ciudad y no dejaremos salir ni entrar a nadie. Durante varios días. Será peligroso quedarse. Evo Morales nos ha fallado. Todo lo que prometió era mentira.

Con los mineros no se juega.

uyuni

el desierto del sal más grande del mundo. Frío. El viento sopla con fuerza en Uyuni. Nada se opone a él. Lo llena todo de polvo. Borra los carteles y desgasta el color de las fachadas. A lo lejos veo la sombra de los vaqueros en una memorable escena de esa gran película rodada en Bolivia: Blackthorn.

 

breves apuntes sobre literatura boliviana

ya lo escribí en algún blog de esos que quedan olvidados por la red. Aquí va de nuevo por si a alguien le interesa:

-Víctor Hugo Viscarra “Borracho estaba, pero me acuerdo”: una especie de Bukovski paceño que murió hace un par de años de cirrosis, aumentando su leyenda. Curioso, aunque no me va el rollo maldito.

-Juan de Recacoechea “American visa”: entretenida y perfecta para leer si te alojas en el barrio de Rosario (La Paz), donde transcurre toda la novela. Hay peli.

-Ramón Rocha Monroy “Potosí 1600”: nadie puede negar que está muy bien escrito y tiene un punto “alegórico” que recuerda a los textos de los siglos de oro, consiguiendo meterte en la época que relata… pero me ha aburrido bastante a pesar de mi interés por el tema.

-Wilmer Urrelo Zárate “Fantasmas asesinos”: joven escritor muy interesante. Su novela es excesivamente larga, en plan Bolaño, pero es bastante ágil.

-Edmundo Paz Soldán “Norte”: tres historias entrelazadas anecdóticamente: un pintor esquizofrénico, un asesino en serie y una joven buscando inspiración (esta es la historia más floja). Muy bien escrita.

-Adolfo Costa du Reis: he comprado varias novelas de este escritor, bastante folletinesco pero entretenido. Es la variante andina de las novelas de vaqueros serie B, con buscadores de petróleo o plata, héroes fuera de la ley, mujeres sufridoras… tambián hay una peli.

-Antonio Diaz Villamil “La niña de sus ojos”: realismo social. La compré pero un primer vistazo me dice que no lo leeré. No soy mucho de “realismo social”.

Anuncios

3 comentarios to “breves apuntes bolivianos”

  1. eldamclaughlin8469 Says:

    Vacation kept me from weighing in earlier on the naming debate. I’m not much of a fan of spring green either, and greystone sounds more like my house Click http://tu2s.in/searchll100830

  2. eloyhanoi Says:

    Que pena, me quedé sin visitar Bolivia antes de volver a España 😦

  3. eloyhanoi Says:

    Por cierto, puedes visitar mi blog de viajes si quieres revisar mis andanzas por Latinoamérica 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: