VANCOUVER [british columbia.canadá]

stanleypark 

La ciudad de las mil almas

.

.

0
capilano. bc ferries. emily carr. starbuck’s coffe. totem pole. albert bay. granville island. whales. bill reid. rocky mountains. hockey: canucks. british columbia. haida: the raven steals the light. stanley park.

,1
Vancouver es una ciudad de reflejos. La bahía refleja los altos edificios de cristal. Los charcos de la calzada reflejan los altos edificios de cristal. Los altos edificios de cristal reflejan los altos edificios de cristal. Todo se repite en Vancouver. Cada ángulo. Cada superficie tiene su copia exacta. Vancouver es un laberinto de espejos. Espejos de 30 pisos. Gigantes de cristal que lanzan los rayos de sol en todas las direcciones. Caminas por las anchas avenidas: rectas, perfectas, iguales, con las cumbres nevadas de las Montañas Rocosas al fondo. Te pierdes. Te descubres de pronto paseando por el doble falso de la calle anterior. Es difícil adivinarlo en esta ciudad absolutamente geométrica, donde cada calle es apenas diferente. Tal vez Vancouver es una sola manzana de calles repetidas hasta el infinito en la superficie de sus edificios y de sus propios reflejos.

rascatotems2
,2
Mil almas diferentes habitan Vancouver sin llegar a mezclarse. Sin llegar a cuajar creando algo nuevo, original. La cultura europeoamericana -con sus rascacielos, sus cafeterías y sus gimnasios- no ha logrado imponerse del todo. Oriente crece en Downtown, el corazón de Vancouver. En Chinatown no es necesario hablar inglés ni sentir inglés. En Robson Street puedes encontrar el sushi más barato que las hamburguesas. Más centros de yoga que de belleza. Cada día Vancouver es más asiática. Más mejicana. Más india. Más coreana. Más italiana…   
 
,3
Decenas de galerías y museos de arte indígena. Libros con viejas leyendas haida. Arte muerto encerrado en vitrinas y letras. Totems en Stanley Park. Totems en parques y avenidas. Totems  kwakiutl. Totems tsimshian. Sagrados mástiles convertidos en simple decoración porque nadie hoy los sabe leer. Y a su lado rascacielos. Modernos tótem de acero y cristal. Símbolos del poder de sus propietarios, como antes lo fueran las modestas tallas de cedro.

,4
Hastings Street. Submundo de la miseria en el centro de Vancouver. Cuerpos tendidos sobre las aceras. Un nativoamericano borracho grita que la calle es suya. Ojos desencajados. Manos tendidas. Un hombre tiene las dos piernas amputadas. Un negro quiere venderte hachís. Una mujer tiembla porque necesita una dosis. Los coches pasan rápido por esta zona de Hastings. Llegará la noche. Se acomodarán detrás de los contenedores de los callejones junto a una botella de vino. En norteamérica hay dos tipos de calles: las anchas avenidas para vivir y los callejones traseros para morir.

,5
Es hermosa la noche. Ciudad de luces que se reflejan en la bahía. Los edificios tienen grandes ventanales sin cortinas. Por la noche Vancouver se exhibe y se observa. rascatotemLos espejos se convierten en ventanas. Cada ventana es un salón, una habitación, un comedor donde la ciudad se descubre vivir. Los edificios son entonces enormes casas de muñecas que dejan ver su interior. La ciudad se exhibe. La ciudad se observa. El espejo muestra su otro lado. Hasta que todas las luces se apagan y Vancouver duerme.

,6
Más allá de Downtown, de sus rascacielos y grandes centros comerciales. Es allí donde las casas se mezclan con la naturaleza. Grandes abetos. Torrentes de agua. Casas de madera. Cascadas. Montañas con afilados picos. La naturaleza es salvaje. Apenas maltratada por una ciudad que ha crecido siguiendo las leyes que el bosque le imponía.

 y 7
El amanecer es algunas veces sólo un matiz en el gris del cielo. Otras veces es de un azul increíble, luminoso. Con la luz llegan las siluetas. Las calles son siempre demasiado anchas. Te obligan a sentirte extraño. Pero te permiten ver el horizonte. Edificios recortando el cielo. Altas montañas con sus picos de nieve. Los albañiles son los primeros en despertar. Siguen naciendo Vancouver. Ciudad inacabada. Cada día cambian su silueta. Nuevas calles, avenidas, edificios. Nuevos rostros de lugares lejanos que vienen a poblarla. A veces tienes la impresión de que si llegase un fuerte viento podría arrastrar esta ciudad sin raíces. Increada. Cuajándose cada día. Viento arrastrando rascacielos. Ciudad que se inventa a sí misma a cada momento, buscándose entre recuerdos del pasado, proyectos de futuro. Inventándose inercias para enraizarse en la tierra que la ha acogido. 

totempole

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: